domingo, 2 de enero de 2011

LAS ALEGRES CHICAS DE COLSADA

ATENCION ESTA ENTRADA -como todo el Blog-, está protegida por Propiedad intelectual y el material personal, no es de libre uso.
Cite procedencia con enlace, si le interesa.

Safe Creative #1101028184112


Con la obra “La reina peligrosa” ya estrenada en el viejo Apolo y en cartel Tania Doris, Luis Cuenca, Emilio Laguna, Eugenia Roca, Ventura Oller, Luis Oar, Lluis Torner y Máximo Valverde, se presentó a la Compañía la ocasión de realizar la película “Las alegres chicas de Colsada”, de Vizcaíno-Casas y dirigida por Rafael Gil. El ballet era de José Bolívar del Real y la coreografía de Alberto Portillo.
 Aquello que suponía un aliciente se convirtió pronto en conflicto.

Matías Colsada, propuso que además de las 2 funciones diarias a 18.000 ptas. semanales con un dia de descanso, el lunes, hiciésemos la película.
Hablo a partir de este momento, del cuerpo de baile y gratis.
Hubo cierto malestar porque en la Compañía de Colsada con fama de trabajo no demasiado alto en nivel pero trabajo digno al fin, se alimentaron ciertas leyendas urbanas de las cuales fui testigo, de oídas y de vividas en primera persona.

  


Video-Album personal de fotografias, programas y recortes de prensa de Carolina Figueras.
Bailarina - Capitana de ballet - Soubrette y coreógrafa en la empresa Colsada desde 1983 a 1985.
Sonido original de las chicas alegres de Colsada
de mi cassette de ensayo con Tania Doris y Luis Cuenca - 1984. " Las alegres chicas de Colsada"

video
                                                   

La primera leyenda era su “poder” para amenazar con poner en la frontera a los bailarines extranjeros.
La segunda leyenda era la forma en que eran  “marcados” como sindicalistas y por tanto problemáticos a su entender,  artistas que pidiesen calefacción en invierno, ventilación en verano, mayor sueldo en gira, etc.

Los bailarines que conformábamos aquel espectáculo, mayoría ingleses, argentinos y pocos españoles,  tuvimos un encuentro vía camerino a camerino y tiro porque me toca, para entender de que forma iba a afectarnos el pasar por el aro.
La Empresa consideraba que levantarse a las 5 de la mañana para acudir a maquillaje, ensayar las coreografías de Portillo que las iba haciendo sobre la marcha durante la mañana, y grabar, hasta media hora antes de empezar la función de tarde, no era motivo de salario extra.
Uno de los bailarines, pidió información a un compañero en el cine que le explicó que lo mínimo en aquellos momentos por ser figurante rondaba las 3.000 ptas. diarias.
Con categoría de bailarín correspondía más.
Ante la proposición de cobrar por lo menos lo mínimo, en la casa Colsada se nos respondió con un consabido sermón basado en el agradecimiento por tener trabajo y en la amenaza de poner otro ballet.  Efectivamente al dia siguiente teníamos sentados en la platea, a dos coreógrafos por un lado y a otra coreógrafa, con algunos bailarines, dispuestos a ocupar nuestros puestos. Compañeros, los llamaríamos y los seguimos llamando, con respeto y cariño, actualmente, pero en aquel momento no nos hizo nada de gracia, la fragilidad del compañerismo se co-"rompe" con tan poco, segun lo visto.

En cuanto a Bolívar, el dueño del ballet, no sólo no hizo de intermediario para defender el trabajo…es que no dijo ni mú.
No entendíamos como alguien estaba dispuesto a desmontar aquel tejido laboral, cambio de ballet en el teatro, por un mes de película, yo diría que por capricho por no decir otra cosa.
Fuesen amenazas o no, no queríamos trabajar gratis y más le costaría a Colsada sustituir a casi 20 bailarines en espectáculo de teatro.
Absurdo todo ya que si sólo pretendía poner a los nuevos en el rodaje, (y en el teatro con la obra en cartel) tendría que pagarlos igualmente.

Una tarde,  en la entrada de artistas, viejas oficinas, puerta entreabierta, escuché a una de las compañeras inglesas, famosa por su habitual comadreo con las “figuras de cartel” y por tener el extraño don de enemistar a unos con otros con rumorología varia, hablar con alguien de la dirección, fue una ráfaga de palabras sueltas pero muy significativas: ….- tú…consigue que  hagan la película y ya tendrás tu extra.

Directa me fui al camerino y les dije a mis compañeras que yo ya no me fiaba de nadie y quería saber la opinión de la mayoría.
Entonces vino la interfecta y tal como escuchado, que no espiado el tema, porque fue por su falta de cuidado en aceptar chanchullos a puerta abierta, propuso aceptar el sueldo de figurante.

Los chicos bajaron a vernos, digo bajaron porque sus camerinos estaban en un altillo de madera sobre la cabina de luz y sonido, con el cual todavía sueño…y oigo crujir el suelo bajo mis pies.
Hubo acuerdo, creo yo que por aburrimiento.
Estuvimos un mes madrugando, ensayando, rodando.
Usamos escenarios varios, el Apolo, el Arnau, Studio 54 como plató, teatros de otras ciudades.

Nos dormíamos en el patio de butacas, entre las esperas de ensayos y rodajes.
Un dia me dormí…y al llegar al ensayo ya se había montado el número y la capitana me dijo que no grababa, pero Colsada preguntó el porqué faltaban dos chicas y habiéndole pedido disculpas a Portillo por no haber sonado el despertador lo rehízo.


Con Emilio Laguna, gran cómico y mejor persona
De la bronca que la capitana inglesa, medio alcohólica y dada al abuso de poder, me regaló en directo y ante la nada despreciable audiencia de compañeros todos en la escenita, queda el regusto de unas lágrimas entre las columnas de Studio 54 durante ese rodaje de la Estudiantina Portuguesa.
Que si te fijas…al paso de planos medios y cortos, tengo los ojitos medio idos y sin casi maquillaje, por mucho que me esforzase en sonreír  como cantora de la tierra lusitana  y para más Inri, catalana.

 "La estudiantina Portuguesa"

video


Fue entonces cuando Paco Riba, el cámara de la película, trabó una amistad diría que especial, al acercarme un pañuelo y decirme cualquier tontería para animarme… amistad que guardo pequeña en tiempo pero grande en esencia.
Pues a Paco lo seguí viendo hasta marchar de gira y al Monumental de Madrid.
De vuelta, me enteré de su trágica muerte  la costa brava rodando desde un globo que se precipitó a tierra.



Eso sí, Colsada siempre se salía con la suya y en los dias libres, como alguna que otra vez sucedió en gira, nos hizo viajar y rodar en teatros exteriores.
En el rodaje de Eugenia de Montijo, me hice una pequeña rotura de ligamentos del tobillo, “souvenir”, herida de guerra, lección aprendida, que me ha acompañado el resto de la vida, al darme con el canto de un  escalón, debido a lo aparatoso de los miriñaques  y al aturdimiento del cansancio ya acumulado.
Me mandaron 3 dias a casa. Pagué un masajista de futbol de mi bolsillo. Volví vendada, a por los tacones del 8, a la fuerza porque no teníamos baja laboral, no me pagaron esos tres dias…. y si no volvía o protestaba ya sabía, que si te he visto no me acuerdo.

Aqui en la carátula del VHS también se me ve a mi

La otra gran leyenda urbana de casa Colsada y quien estuvo lo sabe muy bien y podría decirlo sin miedo a remover huesos en su tumba, era que si te enfrentabas a la empresa era costumbre levantar el teléfono y susurrar algo asi como: A este no se le da trabajo más. 
Frase que como reguero de pólvora en Barcelona, podía arruinar la carrera de cualquiera.
Y eso, la amenaza o la orden directa, incluía por supuesto la torpe idea y nada velada intención de algunos de querer llevarlo a Magistratura  ante tal hacer empresarial y motivos varios.
Esto era lo que se vivía en los 70-80 y más cosas pude comprobar durante los casi 4 años de artista de la casa.

Entre toma y toma, Fernando Sancho me hizo fotos de madrileña…en la platea del Arnau.
Fui en taxi con Valladares, a rodar interiores de un guateque,  donde tenía yo una línea de texto que además, para mi decepción fue doblada.




             Foto tomada por Fernando Sancho durante el rodaje de "Las alegres chicas de Colsada"
en el teatro Arnau. En el "Manoletín" .
Yo en la película llevo el vestido de topos oscuros y se 
me conoce bastante a partir del 0'30 de pelicula
 
video


Rafael Gil era un señor inaccesible y antipático, autoritario, que llevaba adosado a un auxiliar, de aspecto que recordaba a los pasquines de la Falange.
A mí me daba, el modelo azul amargado, escalofríos pero supongo que a él muchísimo gusto.

  El vestuario de "Eugenia de Montijo" como todos los trajes
           de Mercedes Allepuz.
  


Era comentado con cierta malicia, el tul que se ponía en la lente para difuminar la tez de Helga Liné …entre otras… pues la película retrataba vedettes jóvenes y ya no lo eran tanto, no tanto como para hacer de principiantes.


"Eugenia de Montijo"
 
video
                              
Contamos también con Carmen de Lirio, José Bódalo, Francisco Valladares. Se crearon  vínculos y alguna vez salimos, en alegre grupo, yo callada que era y tímida a pesar de pasarme 8 horas al dia arrebujada y transformada con  pezonera de pedrería,  pestañas postizas y pelucones, con casi todos los actores…a sitios tan de moda como el típico bar hawaiano que siempre me ha parecido una horterada que hay que comprobar por lo menos una vez en la vida.

  "La tentación" con Tania Doris y Ballet

video



Entre los bailarines de Barcelona, la única buena reputación de Colsada era que pagaba, siempre. 
Mas la veteranía e incluso la diferencia de clase, otorgaba a los mas orgullosos, aquel derecho a decir que ir a bailar a Colsada era acabar la carrera.

  
"Luna de España"


                                                                                                            


Teatro Monumental - Madrid 1983-84 



Bueno.                                       
Yo empecé en la Revista con esa empresa y de este contrato como corista, pasé a otras experiencias que en su dia contaré.
Anécdotas entrañables y otras que rayan el surrealismo.


    "Luna de España"

video



Otra entrada del Blog, de mi experiencia en LA REVISTA DE COLSADA

Créditos
Todas las fotos de mi propiedad.
Excepto carteles de la pelicula.
Los videos de "Las alegres chicas de Colsada" en una emisión de TVE, fueron subidos por C. Vidal a youtube
y los pongo aqui, directamente,  porque tiene desactivada la inserción.